sábado, 11 de septiembre de 2010

Hace siglos que no cuelgo fotos, lo sé. Pero es que he estado poco activa. Últimamente sólo me he dedicado a coser flores de diferentes colores. Prometo colgarlas cuando tenga tiempo.
Y es que, he empezado a ir al gimnasio... ya se sabe, hay que elegir entre la aguja o el cuerpo, y me quedo con lo segundo.

La otra tarde, mientras andaba a buen ritmo en la cinta, pedaleaba en la estática y me dedicaba a subir escaleras a la par que meneaba los brazos al compás, hice un estudio antropológico de los especímenes humanos masculinos que acuden a los gimnasios. A saber:

1. Bajitos (43%). No suelen superar el 1,60. Claro, que viniendo de mí aún los puedo considerar altos. Pero a lo que íbamos. Bajitos. Tienden a suplir su falta de altura poniéndo centímetros en el contorno de bíceps, los que ya están musculados, o con unos cuantos (bastantes) centímetros demás al rededor de la panza.

2. Garrulos (37%): en ocasiones también pertenecen al grupo 1, en su mayoría al subgrupo de "contorno de bíceps". La mayoría llevan un gran diamante duralex en alguno de los lóbulos orejiles. A los que aún les queda pelo (y, por tanto, no pertenecen al grupo 3 más abajo), lo suelen llevar de punta y teñido de tonos rubios.

3. Calvos (4%): pueden o no pertenecer a los grupos 1 y 2. No he visto a ninguno que pertenezca al grupo 4. Pero dejadme ir un par de días más al gimnasio, y fijo que encuentro a alguno.

4. Gordos (14%): obvio. Por eso van al gimnasio. Y eso les honra. Los pobres se pasan horas en la bicicleta, pedaleando con empeño pensando en los pertenecientes a los grupos 1 a 2 y a su contorno de bíceps. Para compensar no se cambian la camiseta sudada durante la hora y media que están en el gimnasio. La visión no es placentera, no... Y ganas de utilizar la misma bicicleta que han usado ellos, pues como que no me entran, la verdad.

5. El simpático del gimnasio (1%): siempre hay uno, claro. Este es alto, calvo y musculado. No lleva pendiente, dadle tiempo. No para de hacer comentarios durante la clase y te dan ganas de lanzarle la tobillera a la cabeza, por si así lo apañas (la tobillera pesa como un kilo)...

6. El tío bueno (1%): monitor de spinning, también conocido por Bodycycling. Se llama Alex. Lástima que su clase sea a las 20.00, cuando yo ya estoy pensando en volver a casa y zamparme un bocadillo de jamón, acompañado de cervecita y olivas, y pipas de postre.

Y ahora, decidme, ¿cómo queréis que tenga ganas de ir al gimnasio con semejante plan, eh?

lunes, 29 de junio de 2009

Y otro video

Este otro es LibertyPark. Vale, vale... confundo mamíferos con aves. Y rinocerontes con hipopótamos. ¿Y qué?
video

Me tomo unas vacaciones

Hace muuuuuuuuuuucho calor para coser fieltro, así que me tomo unas vaciones.
Mientras tanto intentaré poner un poco de orden en todas las fotos de los broches que he ido cosiendo desde diciembre, para agruparlos por temas. Manías de bibliotecaria.
Os dejo unos videos de mis vacaciones en NY que tambien he colgado en Facebook.
Atención a la chica de las bambas rojas: estilismo IM-PRESIONANTE. Y también al chico de la camiseta blanca...

video

martes, 2 de junio de 2009

Junio 1


¡Hola!
Aquí os dejo unos broches nuevos. Seguimos con la fiebre por las frutas de verano, a la que se añaden los vehiculos motorizados, justo ahora que he decidido dar de baja a Rayito...
Espero que os gusten.

lunes, 25 de mayo de 2009

Holgazanería


Bueeeeeeeeeeeeno.
Si, hace tiempo que no os colgaba ningún broche nuevo, así que aquí van tres nuevos.
El camafeo y el hada del bosque valen 6€, la calavera 3€.

sábado, 2 de mayo de 2009

Mayo 1



¡Hola a todo el mundo!
Aquí os dejo los últimos broches que he hecho. Espero que os gusten. Las frutas y el helado Magnum de Chocolate valen 3 €. Caperucita y el caballito de mar, 6 €

martes, 14 de abril de 2009

Rectificaciones

Vale, vale. No es un rinoceronte porque no tiene cuerno. Es un hipopótamo. Vale. ¡Perdón!

sábado, 11 de abril de 2009

Abril 3



Una de las leyes de Murphy dice así: "Te pondrás enferm@ el primer día de tus vacaciones". Y sí. No hay nada mejor que pasar Semana Santa tirada en el sofá, dándole a la Couldina y a la aguja. Y este es el resultado:

Todos los broches valen 6 €, menos el rinoceronte y la margarita (3 €)